martes, 9 de marzo de 2010

El libro de las aguas, de Alejandro López Andrada


Ángel vuelve a su pueblo, después de un exilio de 36 años, para reconstruir la historia de su familia y escribir sobre los sucesos que sucedieron entre 1939 y 1940 y que desencadenaron su huida y cambio de identidad. Novela de tono social, donde realidad y fantasía fluyen a través de un lenguaje poético y sencillo. Alejandro López Andrada, autor de numerosos libros de poesía, nos transmite un mundo rural, duro y cruel, con palabras evocadoras y emotivas.

1 comentario:

carmen dijo...

El Libro de la Aguas, nos lo presenta su autor bajo el enfoque de lo misterioso y sobrenatural,aunque él mismo aseguró que no creía en lo de magia: " eso son supercherias"... respondió Alejandro a la pregunta que le hicieron en la plaza de la que dice que parten todas sus obras.... pero lo cierto es que la novela transcurre sobre las premisas de "lo sobrenatural" .. de lo misterioso (veáse la vidente ..)y es que, para soportar tanta desgracia como la que soportan los protagonistas es imprescindible un explicación, y ésta ha de venir "del otro mundo" ya en este no la pueden encontrar.. ¿Como se puede explicar a la tia Lorenza que de la noche a la mañana le arrebaten a su marido, que morirá de pena en esa carcel sin haber hecho NADA, sin una explicación racional para poder entender esa injusticia y desmesura..? Sólo hay que ponerse en el "pellejo" de esa gente, ahora que disfrutamos de esta maravilla de Paz y Democracia(aunque haya crisis)en este país, para hacerse sólo una pequeña idea de lo que sufrieron en nuestra absurda guerra civil. la novela está bien contada; yo, coetánea del autor y, como él, heredera de los relatos de primera mano de mis padres y abuelos, me he impresionado con su lectura.No me parece mal que estas cosas se recuerden para que las generaciones nuevas conozcan, aunque sea en clave de misterio, brujería o fenómenos sobrenaturales, ese hecho histórico de nuestra España.... después de todo desde que el hombre es hombre, ha recurrido a lo sobrenatural(recuérdese los oráculos en la Grecia Antigua) cuando no había quien le consolara ni explicara las preguntas fundamentales: ¿ quien soy?, ¿de donde vengo?? ¿qué hacer?.
Otra cosa son las ténicas literarias que se usen para contarlo; tal vez hay en el libro demasiado epíteto y un lenguaje poético que contrasta con la historia tan triste que se cuenta. Pero a mí me ha gustado su lectura, aunque desde luego me ha entristecido..siempre me entristece el recuerdo de esa época que me contaban mis padres y abuelos.